Té de hierbabuena: para qué sirve, contraindicaciones y preparación

Té de hierbabuena: para qué sirve, contraindicaciones y preparación

El té de hierbabuena es una de las bebidas más utilizadas para calmar las molestias digestivas y varios tipos de dolores. ¿Sabes cómo prepararlo? ¡Descúbrelo!
Té de hierbabuena: para qué sirve, contraindicaciones y preparación

El té de hierbabuena es la bebida elaborada a partir de las hojas de Mentha spicata, uno de los tipos de menta. En la medicina tradicional es un conocido remedio digestivo, pues su ingesta se asocia al alivio de las náuseas, la indigestión, la acidez y la hinchazón abdominal. Sumado a esto, se le atribuyen otros interesantes beneficios.

Tal y como lo expone una revisión compartida en Journal of Ethnopharmacology, la planta y sus extractos tienen potencial antimicrobiano, hepatoprotector, antioxidante y antiinflamatorio. En particular, esto se asocia a su contenido de ácidos fenólicos, flavonoides y lignanos. ¿Quieres saber más al respecto?

¿Para qué sirve el té de hierbabuena?

En la medicina tradicional, el té de hierbabuena se ha utilizado desde la antigüedad como complemento para promover el bienestar físico y mental. Y si bien no es un tratamiento de primera elección contra las enfermedades, su ingesta resulta útil a la hora de calmar algunos síntomas. Veamos en detalle sus principales usos.

Salud digestiva

Como hemos comentado, uno de los principales usos del té de hierbabuena tiene que ver con la salud digestiva. Para ser más exactos, la bebida contribuye a mejorar la digestión y a reducir síntomas como las náuseas, los vómitos y los gases.

Uno de sus principales compuestos, (-)-carvona, se ha vinculado a estos efectos. De acuerdo con un estudio compartido en Fitoterapia, esta sustancia inhibe las contracciones musculares del tracto digestivo y, por tanto, ejerce un efecto antiespasmódico.

Ahora bien, otras investigaciones exponen que la planta tiene cualidades antiparasitarias, antimicrobianas y antiinflamatorias, que también coadyuvan a la prevención de trastornos gastrointestinales.

Vómitos para tratar con té de hierbabuena.
En los malestares digestivos, el té de hierbabuena encuentra sus mayores aplicaciones.

Fuente de antioxidantes

El consumo de antioxidantes desempeña un papel relevante en la prevención del daño celular causado por los radicales libres. A su vez, esto se relaciona con la prevención de las enfermedades crónicas y del envejecimiento prematuro. ¿Sabías que el té de hierbabuena es una fuente de antioxidantes?

Como lo detalla un artículo en la revista Molecules, concentra ácido rosmarínico, flavonas y flavanonas (limoneno y mentol). De hecho, es una fuente interesante de vitamina C, pues cada porción de 11 gramos aporta alrededor del 2 % de la ingesta diaria recomendada de este nutriente.

Equilibrio hormonal

Si bien los desórdenes hormonales deben abordarse de la mano del médico o del ginecólogo, el consumo de té de hierbabuena puede ser un buen complemento. Un estudio divulgado a través de Phytotherapy Research asocia la ingesta de esta bebida con efectos antiandrogénicos.

Además, todo apunta a que estimula la liberación de hormonas luteinizante (LH), estimulante del folículo (FSH) y estradiol, necesarias para el proceso de ovulación. Resultados similares exhibió otra investigación, que asoció la ingesta de este té con beneficios en pacientes con síndrome de ovario poliquístico (SOP).

Memoria

Sustancias contenidas en el té de hierbabuena, como el ácido carnósico o el ácido rosmarínico, se vinculan a efectos beneficiosos sobre el aprendizaje y la memoria. Así lo detalla un estudio compartido en Physiology & Behavior, que también determinó que estos antioxidantes protegen al cerebro frente al estrés oxidativo.

Infecciones bacterianas

Es común encontrar productos para el cuidado oral que contienen hierbabuena. ¿El motivo? No solo refresca el aliento, sino que tiene propiedades antibacterianas que favorecen la salud de dientes y encías. Ahora bien, el té suele emplearse como enjuague para complementar los hábitos de limpieza oral.

Por otro lado, se utiliza para desinfectar alimentos, pues las evidencias señalan que ayuda a combatir bacterias que provocan intoxicaciones alimentarias, como E. coli y Listeria.

Control de los niveles de glucosa

El té de hierbabuena es una bebida apta para las personas con diabetes. Si bien se requieren más estudios sobre sus propiedades, por ahora las evidencias apuntan a que favorece el control de los niveles altos de azúcar en sangre.

Alivio del estrés

Ingerir té de hierbabuena puede inducir a la relajación ante episodios de estrés. En una investigación con animales, los extractos de esta planta exhibieron efectos positivos en la disminución de la ansiedad y de los problemas de sueño.

Se cree que su contenido de mentol interactúa con los receptores GABA del cerebro, reduciendo la actividad nerviosa.

Dolor por artritis

Las propiedades analgésicas del té de hierbabuena se emplean como coadyuvantes para reducir el dolor causado por la artritis. Con relación a esto, un estudio publicado en Journal of Medicinal Food informó que la ingesta de esta bebida, 2 veces al día, redujo la rigidez, la discapacidad física y el dolor de los pacientes con artritis de rodilla.

Presión arterial

La (-)-carvona presente en la hierbabuena se ha relacionado con la disminución de la presión arterial alta. Incluso, se dice que tiene más capacidad para reducir las contracciones de los vasos sanguíneos que el fármaco llamado verapamilo. Por ahora, son necesarias más evidencias.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios del té de hierbabuena

En líneas generales, el té de hierbabuena es bien tolerado por la mayoría de los adultos sanos. Sin embargo, su consumo ha de ser moderado y puntual.

De todos modos, hay algunos casos en los que su ingesta está contraindicada:

  • Embarazo y lactancia.
  • Enfermedades renales.
  • Patologías hepáticas.
  • Niños menores de 5 años.
  • Pacientes con antecedentes de alergia a la menta.
  • Personas en tratamientos con medicamentos para el hígado o fármacos sedantes.