Tratan con cateterismo obstrucciones coronarias antes requerían cirugía

Tratan con cateterismo obstrucciones coronarias antes requerían cirugía

SANTO DOMINGO, RD .- Las obstrucciones coronarias en el tronco arterial izquierdo del corazón, que antes requerían complicadas cirugías abiertas, son corregidas ahora con procedimientos exitosos  de cateterismo en los cuales se coloca la endoprótesis vascular conocida como “stent”.

Freddy Loinaz, cardiólogo intervencionista del Centro Cardiovascular Santo Domingo (CCVSD), afirmó que el método de cateterismo y “stent” (pequeño tubo de malla de metal que se expande dentro de una arteria) es equiparable en la mayoría de los casos -aunque de mucho menor impacto físico- a lo que es el tratamiento del problema con la denominada “cirugía de bypass aorto-coronario”.

El catéter que se lleva con materiales y el extensor al tronco principal izquierdo bloqueado de los vasos sanguíneos coronarios, se introduce preferiblemente a través de la arteria radial del antebrazo, opción que supera al antiguo acceso por la ingle, explicó Loinaz, especializado en el Hospital Rambla, de Santa Cruz de Tenerife, España.

Para ejecutar el procedimiento se emplea no solamente las imágenes de las lesiones que aportan el angiógrafo y los rayos x, sino que se complementa con el ultrasonido intracoronario, que permite hacer una valoración más completa de lo que es la luz o amplitud del vaso obstruido, con escogencia más precisa de los materiales a emplear y posterior evaluación del trabajo realizado.

“Cuando hablamos de intervenir el tronco común coronario del lado izquierdo, necesitamos herramientas adicionales, un soporte mayor al de un cateterismo habitual simple”, apuntó Loinaz, quien fijó en alrededor de hora y media el tiempo de duración que se está logrando en el Centro Cardiovascular Santo Domingo, ubicado frente al palacio de Bellas Artes. 

Después de la intervención los pacientes pueden ser egresados a las 14 horas, comparando con los diez días de internamiento que tienen que cumplir  los pacientes de bypass o injerto aorto coronario.

Loinaz resaltó que esta técnica poco invasiva comenzó a insertarse en el abanico de opciones  terapéuticas por la gran cantidad de pacientes frágiles y con debilidad (edad, reducción de la capacidad de bombeo y nivel de la calcificación) que no clasificaban para la cirugía cardiaca y prácticamente estaban desahuciados.

Al exponer en el Simposio Clínico Vascular Intervencionista celebrado por el CCVSD en el hotel Jaragua, Loinaz hizo dos puntualizaciones importantes: actualmente la cirugía se reserva para un grupo especial de pacientes y el pronóstico a largo plazo de los que son simplemente intervenidos con cateterismo y “stent” es similar al de los sometidos a cirugía abierta del corazón.

Observó que “la aorta (el principal conducto de suministro de sangre del organismo) da origen a dos vasos sanguíneos coronarios principales: la coronaria derecha suministra sangre principalmente al lado derecho del corazón, que es más pequeño porque bombea sangre sólo a los pulmones. Y el tronco común izquierdo, que a su vez se ramifica en la arteria descendente anterior izquierda y la arteria circunfleja, suministrando sangre al lado izquierdo del corazón, más grande y muscular porque bombea sangre al resto del cuerpo. Este tronco izquierdo aporta el 70 por ciento de la circulación coronaria».