Un algoritmo encuentra un posible tratamiento para un cáncer común en niños

Un algoritmo encuentra un posible tratamiento para un cáncer común en niños

Científicos de la Universidad de Uppsala (Suecia) han identificado, gracias al uso de un novedoso algoritmo informático, un nuevo y prometedor tratamiento para el neuroblastoma, una forma de cáncer común en niños que se produce en las células nerviosas especializadas del sistema nervioso simpático y que puede ser mortal.

Este posible tratamiento se basa en la activación de una proteína receptora, CNR2 (receptor cannabinoide 2), en el sistema nervioso. En lugar de utilizar los métodos tradicionales de desarrollo de fármacos, este grupo de investigación ha desarrollado un nuevo algoritmo informático capaz de combinar cantidades masivas de datos genéticos y farmacológicos de hospitales y universidades europeas y americanas. Así, esta herramienta sugiere nuevos tratamientos que podrían influir en los mecanismos básicos de la enfermedad.

«Nos sorprendió que el algoritmo diera con ideas completamente nuevas para el tratamiento, como el CNR2, que nadie ha discutido nunca en este contexto. Así que decidimos investigar esto más a fondo en el laboratorio», explica Sven Nelander, el líder del estudio, que se ha publicado en la revista científica «Nature Communications».

Los nuevos tratamientos se investigaron con muestras de células de pacientes y en modelos animales, donde demostraron ser eficaces. Por ejemplo, la tasa de supervivencia de las células cancerosas disminuyó y el crecimiento del tumor en el pez cebra se redujo tras el tratamiento con una sustancia que estimula la CNR2.

Los investigadores también han desarrollado el algoritmo informático para poder aplicarlo a otras formas de cáncer. «Los algoritmos serán cada vez más importantes en la investigación del cáncer en los próximos años, ya que pueden ayudarnos a los científicos a encontrar opciones inesperadas. Ya hemos iniciado un gran proyecto en el que se investigarán varios tipos de cáncer en niños y adultos de esta manera. Nuestra esperanza es que esto pueda resultar en más opciones de tratamiento inesperadas», avanza Nelander.

Fuente: ABC Salud.