Urticaria: tipos, causas y prevención

Urticaria: tipos, causas y prevención

Por lo general, las erupciones de la urticaria responden a una reacción alérgica. Pero también se han identificado causas psicosomáticas, procesos autoinmunes y hasta reactividades a las temperaturas del ambiente.
Urticaria: tipos, causas y prevención

La urticaria se manifiesta a través de erupciones cutáneas transitorias de picor intenso. Según explica la revista Dermatología Perú, la lesión típica es el habón que varía en tamaño y forma. La condición perjudica a personas de cualquier edad.

Datos de la Asociación Española de Pediatría refieren que los trastornos de este tipo representan uno de los motivos más frecuentes de consultas médicas, afectando entre el 10 y el 20 % de la población en algún momento. Además, estudios recientes señalan a esta afección como un síntoma vinculado ocasionalmente a casos de COVID 19.

Causas de la urticaria

La patología se asocia a reacciones alérgicas por ingesta de ciertos alimentos, cambios extremos de temperatura, caspa de animales, exposición al polen, picaduras de insectos y el consumo de algunos medicamentos.

Los procesos psicosociales, como el estrés, también influyen en este padecimiento de hipersensibilidad inmunitaria, indica la revista de la Facultad de Ciencias de la Salud UDES. Asimismo, el boletín Acta Médica Peruana expone que la urticaria se origina una vez que, para defenderse de una infección, el organismo libera histamina y otras sustancias vasoactivas, provocando la extravasación del fluido plasmático hacia la piel. Si la irritación llega a las capas más profundas se convierte en angioedema.

Urticaria en el brazo.
Las lesiones sobreelevadas de la urticaria resultan molestas cuando causan prurito intenso.

Síntomas de la erupción

Los exantemas por urticaria aparecen en lotes y evidencian las siguientes señales características:

  • Manchas rojas, del mismo color de la piel o blanquecinas si se presionan.
  • Eritemas en bultos alargados o en forma de anillos en cualquier parte del cuerpo.
  • Habones acompañados de prurito.
  • Comezón de ligera a intensa.
  • Inflamación de la lengua y la glotis en los casos más graves, que derivan en dificultad respiratoria, como asegura la Clínica de la Universidad de Navarra.

Los rosetones rojos son los síntomas más evidentes de la afección

Tipos de urticaria

Con frecuencia hay urticarias de origen espontáneo o desconocido. También existen las episódicas, que son intermitentes y pueden aliviarse con remedios naturales. No obstante, es posible desglosarlas por sus rasgos clínicos en las siguientes variedades.

1. Aguda

Las erupciones que duran menos de 6 semanas son agudas. Son lesiones ligadas a infecciones y es común que las sufran los niños. El tratamiento se basa en antihistamínicos. Si la condición empeora, se prescriben corticoides.

2. Crónica

La Asociación Colombiana de Dermatología y Cirugía Dermatológica resalta que las ronchas de la urticaria crónica demoran más de 6 semanas en desaparecer. Antes de abordarlas se sugiere descartar enfermedades autoinmunes. Aunque no son de gravedad casi nunca, estas inflamaciones perturban la calidad de vida.

3. Dermografismo

También llamado dermatografismo, es un modo de urticaria del tipo agudo. Sucede cuando frotas demasiado la piel. Dura pocos minutos y se expresa con líneas en el sitio del rascado.

4. Por presión retardada

Las lesiones por presión retardada son las que se manifiestan al menos 6 horas después de presionar las manos, los glúteos, los hombros o la planta de los pies. Hay inflamación y es complicado identificar qué la causó, debido a que el bulto se muestra cuando la presión desaparece.

5. Inducida por infecciones

Estos eritemas responden a patologías bacterianas o virales. Por ejemplo, las infecciones del tracto urinario y las hepatitis son ejemplos clásicos de agentes etiológicos.

6. Inducida por la temperatura

Las personas sensibles a los cambios de tempertarua en el ambiente están propensas a sufrir las siguientes clases de urticaria:

  • Por frío: las bajas temperaturas causan habones, comezón e hinchazón, por lo que se recomienda evitar chapuzones en la piscina o el mar a estos pacientes.
  • Por calor: se da horas después del contacto con agua caliente o energía radiante. En este bloque se agrega la urticaria padecida por la exposición a los rayos del sol. Desaparece aproximadamente a las 3 horas.
  • Colinérgica: son habones en el tronco o el abdomen, producto del sudor, el ejercicio físico y los baños con agua caliente. Los rosetones se desvanecen apenas se normaliza la temperatura corporal.

7. Angioedema

Las hinchazones por angioedema trascienden a zonas blandas de la piel: párpados, dorso de la mano, labios, lengua, mucosas, glotis, escroto. Es la acumulación de plasma en lo profundo de la piel y a veces no responde a los antihistamínicos ni a los corticoides.

Angioedema en el párpado.
El angioedema es una presentación un poco más agresiva de la urticaria que causa acumulación de fluidos en partes blandas.

8. Angioedema vibratorio

El angioedema vibratorio tiene eritemas que duran media hora, tras usar dispositivos vibratorios, trotar o frotar una toalla sobre la piel. Es una rara forma de presentación.

¿Cómo diagnosticar la urticaria?

La Academia Española de Dermatología y Venereología difundió una guía en la que especifica cómo diagnosticar las distintas clases de urticaria. Para la aguda, es clave la exploración física y puntualizar los síntomas, sin necesidad de un análisis de sangre.

En el caso de la crónica hay que descartar otras posibles enfermedades de la piel, ya que ameritan un abordaje diferente. De igual modo, el dermatólogo considera las pruebas de provocación, a fin de determinar los umbrales de activación.

Cuando las lesiones corresponden a una reacción alérgica, prevenirlas dependerá de los cambios en el estilo de vida. Estos pacientes deben cuidar la alimentación, evitar sustancias que causen la condición, reducir la exposición a factores de riesgo y optar por vacunas antialérgicas.

Si bien algunas erupciones son momentáneas y desaparecen por sí solas, no dudes en acudir al médico en caso de brotes que inflamen la lengua o los alrededores de la garganta e impidan respirar.