Creadores de la Sputnik V aclaran 7 hechos sobre la vacuna rusa tras la publicación de “artículos engañosos”

Creadores de la Sputnik V aclaran 7 hechos sobre la vacuna rusa tras la publicación de “artículos engañosos”.

La cuenta de Twitter de la Sputnik V publicó datos sobre el fármaco ruso y las principales opciones extranjeras, con el fin de desmentir desinformación en los medios..

Este sábado, las autoridades sanitarias de Rusia han comenzado en Moscú la vacunación a gran escala contra el coronavirus con el fármaco ruso Sputnik V, desarrollado por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya.

A la luz de este evento tan esperado y debido a los “artículos engañosos” que han estado surgiendo desde el inicio de la inmunización en Rusia, la cuenta de Twitter de los desarrolladores de la vacuna Sputnik V decidió compartir siete hechos sobre la droga rusa y sus homólogas extranjeras, con el fin de desacreditar la desinformación en los medios de comunicación.

Las cuatro vacunas líderes
Por el momento, solo cuatro fabricadores de vacunas contra el covid-19 han publicado los resultados preliminares de los ensayos clínicos de la tercera fase de sus medicamentos:

Pfizer y BioNTech, Estados Unidos y Alemania

Todas las vacunas —excepto la de la biofarmacéutica británica AstraZeneca y la Universidad de Oxford— tienen una eficacia superior al 90 %, y solo una de ellas cuesta menos de 10 dólares la dosis y no requiere de temperaturas extremadamente bajas, la Sputnik V.

El antídoto ruso tiene ventajas significativas en varias dimensiones a la vez: eficiencia, costo y logística. El precio total de las dos dosis necesarias para vacunar a una persona será de menos de 20 dólares. Además, la Sputnik V puede conservarse entre 2 y 8 grados centígrados, a diferencia de las vacunas de Pfizer y Moderna, que requieren temperaturas de hasta -70 grados centígrados.

A pesar de sus complicadas características de almacenamiento y transporte, estas dos vacunas también son las más caras de las enumeradas, señala el comunicado de Spuntik V. Una sola dosis del fármaco de Pfizer y BioNTech costará 19,5 dólares, mientras que Moderna ofrecerá la suya por más de 25 dólares.

Método más seguro

Elaborada de forma artificial, sin ningún elemento del SARS-CoV-2 en su composición, la Sputnik V se presenta en forma de una solución congelada, que luego se descongela y se administra por vía intramuscular.

La vacuna consta de dos componentes biotecnológicamente modificados que contienen el gen de la proteína S del virus SARS-CoV-2. Se trata de dos vectores adenovirales recombinantes basados en el serotipo 26 (componente I, rAd26) y en el serotipo 5 (componente II, rAd5) del adenovirus humano.

El vector adenoviral humano de Sputnik V “ha demostrado ser seguro a largo plazo en 250 estudios clínicos durante décadas”, aseguran en un tuit los desarrolladores de la vacuna, señalando que “no se han realizado estudios a largo plazo sobre la seguridad de enfoques novedosos como el ARN mensajero”.

Esta novedosa metodología, que utilizan tanto Pfizer y BioNTech como Moderna, acorta el proceso de producción en casi tres meses. No obstante, precisamente de ella se deriva la principal desventaja de estas vacunas: el material genético del que se elaboran necesita especiales condiciones de ultracongelación con el uso de hielo seco, considerado un material peligroso.

Mayor efectividad
Según aseguran los especialistas rusos, el uso de dos vectores adenovirales diferentes para las dos inyecciones de Sputnik V representan “su ventaja principal” frente a las vacunas de AstraZeneca, Moderna y Pfizer/BioNTech.

“Las vacunas que usan el mismo mecanismo de administración dos veces hacen que la segunda inyección sea menos efectiva debido a la inmunidad a la primera”, señaló la cuenta de Twitter del medicamento ruso.

Muchos socios extranjeros
“A pesar de algunos intentos mal concebidos de socavar” la reputación de la vacuna Sputnik V “debido a la competencia y la geopolítica”, el antídoto ruso “se abre paso con confianza” en América Latina, Oriente Medio, Asia, África y otras regiones, ya que mucha gente observa “a través del cabildeo informativo”.

La Sputnik V ya ha recibido solicitaciones de más de 1.200 millones de dosis de la vacuna provenientes de 50 países del mundo. La distribución del fármaco en los mercados extranjeros se realizará en colaboración con los asociados internacionales del Fondo Ruso de Inversión Directa en Brasil, China, Corea del Sur y la India, entre otros países.

Mientras tanto, la tercera fase de los ensayos clínicos de Sputnik V se desarrolla también en Bielorrusia, Venezuela, Emiratos Árabes Unidos y la India.

“Rusia quiere que todas las vacunas seguras y eficaces tengan éxito. Solo juntos podemos salvar vidas y restaurar nuestras economías y nuestro bienestar”, concluyeron los creadores de la Sputnik V en su perfil de Twitter.